Riego Residencial. ¿En qué consiste?

En el riego residencial, buscamos mantener un jardín con su césped, arbustos y flores, racionalizando el consumo de agua y evitando el trabajo que implica el riego manual. Es por esto que implementamos el riego por aspersión para su cuidado.

En este tipo de irrigación, el agua llega en forma de lluvia localizada y uniforme a la planta, infiltrándose en el mismo lugar donde cae la gota. Para esto, se utilizan dispositivos de descarga de agua que funcionan con sistemas presurizados.

Para facilitar aun más el trabajo y evitar la dependencia de nuestra presencia, suele instalarse con un sistema de programador y electroválvulas, en el cual podemos determinar los días que nuestro equipo se encienda, la hora, el tiempo de uso, dividir nuestro jardín en zonas, e incluso evitar que se encienda durante días lluviosos.